ROE, Kirkpatrick y evaluaciones en general

Siempre resulta interesante saber el alcance real de una acción formativa. Los proveedores saben que lo que buscamos son resultados y, por supuesto, es lo que nos van a vender. Pero, ¿realmente somos capaces de cuantificar el valor que aporta una acción formativa en nuestra empresa? Probablemente, como el modelo de Kirkpatrick explica, seremos capaces de medir con ciertos conceptos, referentes a acciones formativas, que son fácilmente convertibles en unidades -por ejemplo el tiempo en realizar una tarea concreta tras un curso sobre la misma- pero, cuando hablamos sobre la efectividad de otro tipo de acciones, como programas de desarrollo de habilidades directivas, la cosa aumenta de dificultad.

mo

Obviamente cualquier formación en nuestra empresa será bienvenida, pero siempre surge la duda -en este caso muy razonable- de si conceptos tan abstractos como el “empowerment hacia los empleados”, la sinergia o el liderazgo son medibles por medio de cuestionarios, si es posible medirlos en el corto plazo y, sobre todo, que facetas de estos con susceptibles de medición -y si siempre son las mismas. ¿Lo que vale para la medición en mi empresa en la tuya supone algo?¿Hay aspectos universales para esta medición? Ahí dejo esas preguntas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s